Profesores brasileños de la red educativa que controla varias universidades de América Latina denuncian el uso de inteligencia artificial para corregir textos

Profesores brasileños de la red educativa que controla varias universidades de América Latina denuncian el uso de inteligencia artificial para corregir textos

30 de abril de 2020
12:00

La evaluación de las actividades de disertación (textos) de las materias de educación a distancia (EaD, por sus siglas en portugués) en instituciones vinculadas a la red educativa Laureate en Brasil, ya no es realizada solo por los maestros, sino por un software de inteligencia artificial, LTI.

La información fue confirmada por cinco fuentes que hablaron con Agência Pública bajo condición de anonimato.

Silvana*, una profesora, explica: “Los estudiantes no lo saben, pero así nos han indicado. No podemos informarles y debemos responder a todos los reclamos como si nosotros, los profesores, hemos sido los correctores”.

Un documento interno obtenido para el reportaje que trata sobre el uso del corrector automático también confirma la situación: “Atención: ¡Esta información no debe compartirse con los estudiantes!”, dice el texto en amarillo en el manual LTI enviado a los profesores.

El manual dice que “las calificaciones se suben [al sistema] después de las 2 p. m. Todos los días de la semana (de lunes a viernes)”

“Nuestro trabajo aquí es corregir la actividad, entonces, ¿qué vamos a hacer ahora?”, pregunta Lorena*, otra profesora de la red que tiene más de 875 000 estudiantes en alrededor de 25 instituciones de todo el mundo, incluidas FMU y Anhembi Morumbi, en Brasil, Universidad Viña del Mar, Universidad de Las Américas Chile y Universidad Andrés Bello, en Chile; Universidad Tecnológica Centroamericana y el Centro Universitario Tecnológico, en Honduras; Universidad Tecnológica de México y Universidad del Valle de México, en México; y Universidad Privada del Norte y Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, en Perú.

El software LTI funciona con palabras clave, explica Jonas*, otro profesor. “Compara la respuesta del estudiante asignando una calificación de acuerdo con lo que considera correcto a partir de esas palabras clave”. Según ellos, la corrección no es inmediata, por lo que el alumno no se da cuenta del uso del robot, y la calificación solo aparece disponible en el sistema días después.

“El estudiante está siendo extremadamente engañado”, dice Lorena, quien afirma sentirse mal por participar en lo que llamó una “mentira”. “La impresión que da es que solo estamos allí para guardar las apariencias. Solo para que puedan usar nuestros títulos y puedan validar los cursos en el MEC (Ministerio de Educación de Brasil), para que tengamos que decirles (al MEC) que ‘tenemos libertad y autonomía sobre la disciplina’, cuando no la tenemos”, se queja la profesora.

Lorena hace referencia a otra denuncia revelada por Pública en mayo del año pasado, cuando los maestros despedidos denunciaron irregularidades en los cursos de educación a distancia de Laureate, que van desde minutos falsos para que el Ministerio de Educación reconozca los cursos, hasta profesores desempeñándose en cursos fuera de su área de formación.

La denuncia actual llegó a este reportaje a través de la Red de Educadores de Educación Superior en Lucha.

200 mil estudiantes brasileños potencialmente afectados por el uso de inteligencia artificial en actividades de materias de aprendizaje a distancia

Estudiantes: “En ningún momento hablaron con nosotros”

Estudiante del quinto semestre de turismo en la Universidad Anhembi Morumbi, en São Paulo, Mitie Nagano, de 20 años, dice que no le informaron sobre el uso de inteligencia artificial en la educación a distancia para corregir las actividades de disertación. La estudiante del curso presencial ha realizado el 20 % de sus actividades de pregrado en educación a distancia.

Mitie, representante de la clase, informa que desde el comienzo del curso la universidad no ha aclarado cómo se han hecho las correcciones: “Sabíamos que usaban un filtro de los profesores que corregían, porque lo dijeron antes. Y no me llegó ninguna información sobre que eso cambiaría y comenzarían a usar inteligencia artificial”, dice el estudiante.

Al igual que Mitie, otros diez estudiantes confirmaron a Pública que no sabían nada sobre el uso de LTI en sus actividades de aprendizaje a distancia.

El 24 de abril, a través del servicio en línea de Anhembi Morumbi, como se muestra en las siguientes imágenes, la estudiante de periodismo Joana* preguntó cómo se hacían las correcciones y le respondieron que los profesores corregían las actividades. “¿Entonces este profesor corrige todas las actividades de disertación de educación a distancia?”, preguntó. “Exactamente”, fue la respuesta del servicio de atención.

Una estudiante de periodismo en Anhembi Morumbi, Jéssica*, acepta que la tecnología puede ser muy útil, pero no debe utilizarse de esta manera. “Incluso con un bajo margen de error, no niega el hecho de que un robot no tiene el estudio y la experiencia de un profesor que dedicó su vida para ello. Me siento muy ‘ofendida’ por no haber tenido acceso a esta información”, critica.

Erick Quirino, un estudiante de periodismo de 20 años, también piensa que no haber informado sobre el uso de LTI perjudica a los estudiantes. “Primero, porque depende mucho de la inteligencia artificial que están usando. Si es algo que hace un análisis semántico básico, que busca palabras clave, se pierde el contexto de la respuesta. Y la propuesta de las preguntas de los ensayos es precisamente que cada estudiante pueda desarrollar su propia respuesta y argumento. Tal vez el uso de la inteligencia artificial intenta aplicar una sola regla en todas las respuestas y termina dañando los criterios de evaluación”, opina el estudiante.

El manual de conducta ética de Laureate contiene algunas consideraciones, incluida la transparencia

“Entrenaremos robots”, dice un profesor que teme los despidos

De acuerdo con los profesores, la interacción con los estudiantes ya es pequeña en la actualidad, solo ocurre cuando la calificación es de 6 o menos, siguiendo la guía del propio manual de LTI. Si los estudiantes lo preguntan, se les ordena decir: “Todavía estamos haciendo las correcciones y el sistema está tardando demasiado en subir la calificación al sistema”. “El estudiante no aprende, no es posible dar retroalimentación. Formaremos robots”, critica Jonas.

Los maestros también han notado problemas al usar el sistema. “Fui a echar un vistazo a cada actividad analizada por LTI. La mayoría de los estudiantes que obtuvieron un puntaje de diez eran plagio. Y hay un estudiante que obtuvo una mala calificación, pero que intentó escribir”, dice la profesora Lorena.

“Un error que vi que sucedió en LTI es el de un estudiante que envió la misma respuesta en dos actividades totalmente diferentes y obtuvo un puntaje de 10 y 8. Esto es una locura”, dice Jonas.

“Lo más contradictorio es que en los cursos de capacitación obligatorios de Laureate realizados en línea, el discurso presentado dice que la educación a distancia no disminuyó la función del profesor, ya que es fundamental para la articulación y el compromiso de los estudiantes, pero la verdad es que los estudiantes son abandonados por un sistema robótico que no valora la misma calidad que el trabajo del profesor ”, dice la profesora Silvana.

Para Marina Feferbaum, coordinadora del área de Metodología de la Enseñanza y del Centro de Investigación y Docencia en Innovación, ambos de Derecho FGV, en São Paulo, la situación revelada por el informe genera un “gigantesco problema ético”. “El hecho de que los estudiantes no sepan que un robot está corrigiendo las evaluaciones tiene mil implicaciones”, dice. “La función del aula es algo en lo que se debe reflexionar: en el mundo científico, la validación ocurre mucho gracias al intercambio entre pares. Juntos van construyendo al recibir retroalimentación. Ahora, ¿cómo sería el modelo de este algoritmo? ¿verdad? Tiene un estándar que se considera válido o no válido en este modelo de corrección. ¿Es una referencia teórica de un solo profesor que fue imputada en ese modelo para validar lo que es correcto? De todos modos, la complejidad de esta discusión es infinita”.

Jonas cree que tan pronto como LTI esté funcionando sin problemas, todos los profesores de Laureate de educación a distancia estarán en aviso. “Seremos despedidos y reemplazados por monitores que no necesitan capacitación”, dice. Quince días después de la entrevista, la red despidió a más de 90 profesionales de educación a distancia.

Qué dice Laureate

Obtuvimos la respuesta de Laureate Brasil en una nota: “En un mundo en constante evolución, Laureate Brasil hace seguimiento y analiza las tendencias en el segmento educativo para poner a disposición de su comunidad académica lo más moderno e innovador en el mercado, incluida la adopción de varias tecnologías de información y comunicación que apoyan actividades pedagógicas y mejoran aún más la calidad de la enseñanza, como el uso de inteligencia artificial. Comprometida con el propósito de transformar vidas promoviendo el conocimiento y la empleabilidad, la organización recuerda que encontrar recursos para mejorar el aprendizaje de sus estudiantes es parte de la autonomía universitaria de sus instituciones, y lo hace junto con el maestro como parte fundamental en este proceso. Todas las decisiones siguen las directrices del Ministerio de Educación (MEC), y cumplen con la legislación brasileña en vigor”.

Seja aliada da Pública

Quer saber como nossos repórteres descobriram estas injustiças? Doe para a Pública e ajude a lançar um novo podcast com bastidores das nossas reportagens.

Traducción de Mary Gómez.

*Los nombres fueron cambiados a petición de los encuestados.

Reprodução
Reprodução
Reprodução
Reprodução

Mais recentes

Podcast: O FBI e a Lava-Jato

25 de setembro de 2020 | por , e

Acompanhe o primeiro episódio do podcast "Pauta Pública" e conheça os bastidores da reportagem "O FBI e a Lava-Jato"

Fabricante alemã de armas Sig Sauer quer produzir no Brasil em parceria com a Imbel, ligada ao Exército

24 de setembro de 2020 | por e

Flexibilizações e agenda pró-armas do governo fazem do Brasil um mercado promissor para empresas estrangeiras; observadores alertam para desregulamentação de um setor que implica a vida e a morte da população

Debate sobre cristofobia é estratégico para candidaturas ultraconservadoras, avalia pesquisador

22 de setembro de 2020 | por

Ao citar termo na ONU, Bolsonaro adianta estratégia eleitoreira, aponta teólogo Ronilso Pacheco; religiões de matriz africana sofrem mais perseguição, mas não foram mencionadas pelo presidente