A los llamados CAC les han robado o extraviado 840 armas de fuego sólo este año; Bolsonaro amplió la cantidad de armas y municiones que este grupo puede comprar

A los llamados CAC les han robado o extraviado 840 armas de fuego sólo este año; Bolsonaro amplió la cantidad de armas y municiones que este grupo puede comprar

23 de novembro de 2021
11:00

Sólo este año se han robado o perdido en Brasil 840 armas de fuego pertenecientes a personas registradas como cazadores, tiradores o coleccionistas. La cifra representa unas tres armas perdidas al día. Los datos, obtenidos por la Agencia Pública del Comando del Ejército a través de la Ley de Acceso a la Información, revelan que el número total de armas “perdidas” hasta septiembre de 2021 ya supera al de todo el año 2020 y 2019.

La mayoría de estas armas fueron sustraídas en robos o hurtos: 692 este año, una media de 2,5 al día. La cifra es mayor que en 2020 y en 2019. La legislación brasileña establece que en el caso de un arma robada o perdida, un CAC debe buscar una unidad de policía local para hacer un informe de ocurrencia y tomar una serie de documentos para comunicar a la Dirección de Inspección de Productos Controlados. 

Este fue el caso denunciado por el propietario de un rifle al que le robaron el arma mientras se alojaba en un piso de Brasilia. Según un informe de Globo, el rifle con 1.000 cartuchos de munición fue sacado del piso pero fue localizado por la Policía Militar.

El mayor número de armas robadas o perdidas en Brasil se registró en la región militar correspondiente al estado de São Paulo: 380 sólo en 2021. São Paulo es precisamente la región con más CACs registrados en todo el país. Hay más de 104 mil personas con registro activo, informado por el Ejército en septiembre de 2021.

El aumento del número de armas perdidas se produce junto con los cambios en los mecanismos de control, como el seguimiento, el marcado y la identificación. En abril del año pasado, Bolsonaro revocó tres ordenanzas del Comando Logístico del Ejército (Colog) que trataban, entre otras cosas, sobre la identificación y el marcaje de armas y municiones fabricadas en el país, exportadas o importadas. La justificación, según escribió el presidente en Twitter, fue que las normas no se ajustaban a sus directrices definidas en decretos. En su momento, el hijo del presidente, el diputado federal Eduardo Bolsonaro, celebró la revocación, calificando a su padre como el 1er “presidente no desarmista”. En septiembre de este año, el juez del Tribunal Supremo Alexandre de Moraes suspendió la ordenanza de Bolsonaro que revocaba las normas de la Colog.

Foto do presidente Jair Bolsonaro assinando um documento com alguns homens à sua volta, todos brancos e de terno
En mayo de 2019, Bolsonaro celebró con políticos aliados el nuevo decreto que flexibilizó las reglas para que los CAC transiten con armas cargadas de municiones, entre otros cambios

Los tiradores tienen un arsenal de más de medio millón de armas en Brasil

Brasil ha visto una explosión de registros de CACs en el país con el gobierno de Bolsonaro.  En 2020 se registró un número récord de certificados concedidos: más de 100.000, lo que supone un aumento de más del 40% respecto al año anterior, que ya había marcado un récord histórico. 

Antes de Bolsonaro, la media de certificados CAC concedidos al año era de unos 15.000. En 2019 y 2020, esa media se situó en 89.000. Sólo en abril de 2021 se han producido más de 48.000 inscripciones, lo que eleva el número total de CAC a más de 362.000 en el país.

Entre los CAC, son los tiradores -que se registran en el Ejército como practicantes habituales del tiro como deporte- los que más armas poseen en el país. Ya hay más de medio millón de armas en manos de los tiradores, sobre todo pistolas, seguidas de rifles y revólveres. Y la mayoría de las armas registradas por los CAC están en manos de civiles: los militares tienen poco más de 6.800.

En total, los tiradores, coleccionistas y cazadores tienen un arsenal registrado de más de 648 mil armas en Brasil.

La categoría tuvo un lugar destacado en los decretos de armas y ordenanzas de la Colog del gobierno de Bolsonaro. Uno de los decretos emitidos por el presidente en vísperas del Carnaval de este año, que luego sería suspendido por la jueza del Tribunal Supremo Rosa Weber, trataba específicamente de la categoría. 

Los cambios permitieron a los tiradores y cazadores comprar 60 y 30 armas, respectivamente, sin autorización previa del Ejército, y eliminaron la necesidad de un examen psicológico certificado por la Policía Federal, haciendo suficiente a cualquier persona con registro profesional. El informe de examen físico, que suele realizarse con un instructor acreditado por la Policía Federal, podría ser sustituido por un “informe de habitualidad” del club de tiro al que asiste el tirador.

En medio de la pandemia, se registraron tres nuevas armerías por día en el país

El aumento del número de CACs viene acompañado de una explosión también en el registro de tiendas de venta de armas y municiones. En el primer año de gobierno de Bolsonaro, 2019, el número de nuevas tiendas se multiplicó por diez. Ya en 2020, el año de la pandemia, se batió un nuevo récord: hubo 1160 concesiones de registros a armerías, una media de más de tres al día. Y sólo en los cuatro primeros meses de 2021 ya se han registrado más comercios que en la mitad del año anterior.

La mayoría de las nuevas tiendas se registraron en el estado de Rio Grande do Sul, que históricamente cuenta con un gran número de tiendas y fábricas de armas de fuego – allí se encuentra la fábrica de Taurus, el mayor fabricante de Brasil.

Desde 2019, Río Grande do Sul ha liderado las notificaciones tanto de robo/ hurto como de extravío y pérdida de armas por parte de los cazadores. De enero a septiembre de este año se han producido 65 robos o hurtos de armas en la región de esta categoría de CAC.

Entre los cuatro estados con más registros de tiendas, tres son de la región sur del país.

Seja aliada da Pública

Todos precisam conhecer as injustiças que a Pública revela. Ajude nosso jornalismo a pautar o debate público.
Marcos Corrêa/PR

Mais recentes

Imagem mostra área alagada e com risco de desabamento, graças às chuvas intensas

2022 e clima: “Não precisamos esperar o futuro, o clima já está mudando”, diz pesquisador

21 de janeiro de 2022 | por

Eventos climáticos extremos serão cada vez mais extremos — e rotina —, diz José Marengo, climatologista classificado pela Reuters como um dos cientistas mais influentes do mundo

Em uma sala de uma unidade de saúde, enfermeiras aplicam teste de coronavírus em pacientes

2022 e a pandemia: Ômicron, vacinas e o futuro da covid-19 no Brasil segundo pesquisadores

20 de janeiro de 2022 | por e

Entrevistamos três cientistas para saber se estamos no início do fim da pandemia ou não, quais as perspectivas para os próximos meses e os riscos que a covid-19 ainda reserva

De modelo internacional à extinção: como morre uma política pública

19 de janeiro de 2022 | por , e

Programa de diversificação do cultivo de tabaco que beneficia agricultores do setor foi alterado no governo Bolsonaro. Detalhe: o programa era referência internacional