En una entrevista, la coordinadora de Sexuality Policy Watch habla de los puntos de acercamiento entre los líderes ultraconservadores en la ofensiva contra los derechos

En una entrevista, la coordinadora de Sexuality Policy Watch habla de los puntos de acercamiento entre los líderes ultraconservadores en la ofensiva contra los derechos

21 de fevereiro de 2022
14:00

Las reuniones de Jair Bolsonaro con el presidente ruso Vladimir Putin y el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, una semana antes de la invasión de Ucrania, demuestran que la cercanía entre los gobiernos de estos países ha superado los ámbitos de la ideología y el discurso, y se ha traducido en alianzas internacionales contra la igualdad de género tanto en lo que respecta al propio concepto de género como a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las personas LGBTQIA+. El análisis proviene de la coordinadora del Observatorio de Sexualidad y Política (SPW), Sonia Corrêa, una de las principales referencias académicas de Brasil en estudios feministas.

Bolsonaro, que llamó “hermano” al líder de la ultraderecha húngara y “amigo” a Putin, tradujo las afinidades con estos dos líderes ultraconservadores como una creencia común en “Dios, Patria y Familia”. En una entrevista con la Agencia Pública, Sonia analizó los múltiples significados de los encuentros entre los líderes, que se producen en un año de elecciones en Brasil, pero también en Hungría, y de definiciones de cambio de mando en varios países latinoamericanos.

Sonia Corrêa no seminário de Igualdade de Gênero; Côrrea é uma mulher branca com cabelos curtos, ela veste uma blusa vermelha florida
Sonia Corrêa es la coordinadora del Observatorio de Sexualidad y Política (SPW)

Bolsonaro destacó en sus encuentros con Putin y Orbán que los gobiernos de los tres países tienen en común la defensa de la “familia”. ¿Puede explicar cómo este discurso une a los gobiernos de extrema derecha y cómo se utiliza para atacar los derechos del colectivo LGBTQIA+ y de las mujeres?

La defensa de la “familia” o de una determinada concepción de la misma es también un tema recurrente en la doctrina cristiana, especialmente en el catolicismo. Esta doctrina ha sufrido transformaciones a lo largo de la historia, pero al menos desde el siglo XIII ha estado anclada en las elaboraciones teológicas de Santo Tomás de Aquino sobre el sentido de la reproducción humana, que, de hecho, derivan de las concepciones aristotélicas sobre la procreación humana como manifestación de lo divino en lo humano. Las corrientes que defienden este punto de vista afirman que la “familia natural” precede y tiene primacía sobre la sociedad y el Estado. Esta ideología familiarista tiene sin duda un sentido doctrinal religioso y, por ejemplo, condena las formas de parentesco no heterosexuales. Sin embargo, no son sólo una “agenda religiosa, moral o de costumbres”, como se suele decir en Brasil.

En las disputas políticas actuales, estos puntos de vista tan antiguos sobre la “familia” se unen a la ecuación más amplia de la racionalidad neoliberal, que valora y refuerza el papel de la familia en doble clave. Por un lado, concibe a la “familia” como un elemento estabilizador de los órdenes sociales que, regidos por la economía de mercado, están sujetos a permanentes inestabilidades. Por otro lado, como argumentaba explícitamente Angela Gandra [Secretaria Nacional de la Familia, del Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil] en un artículo reciente: “invertir en la familia permite reducir los costes públicos de la protección social”. En Rusia y Hungría, donde la tasa de fecundidad es muy baja, los gobiernos también invierten en la familia con objetivos demográficos, es decir, para promover las familias numerosas.

¿Cuáles son las convergencias entre Rusia, Hungría y Brasil en las ofensivas antigénero?

Los discursos de Bolsonaro, Putin y Orbán convergen descaradamente cuando se trata del repudio al género. Pero antes de profundizar en estas líneas de convergencia, es interesante recordar brevemente cómo el repudio del género está vinculado a las políticas familistas. Es importante recordar, por ejemplo, que ya en los años 80 -es decir, mucho antes de la invención de la “ideología de género”- el cardenal Ratzinger [Benedicto XVI] interpretó las demandas feministas de anticoncepción y aborto y las primeras decisiones judiciales sobre la dimisión de género adoptadas en Alemania como amenazas a la reproducción, la familia y la naturaleza humana.

La versión madura de este repudio se sedimentaría en la década de los 90, basándose en dos argumentos. La primera es que el concepto de género es un señuelo, ya que se presenta como una defensa de la igualdad entre hombres y mujeres, pero en realidad promueve el “polimorfismo sexual”, el “fin de la familia” y la “destrucción de lo humano”. La segunda, no menos importante, es que la “ideología de género” es una “nueva cara del marxismo”. Esto significa que es importante examinar la alineación entre los tres autócratas en relación con este marco en su conjunto, y no sólo en relación con ofensivas o políticas específicas.

Com as bandeiras do Brasil e da Rússia atrás, Bolsonaro e Putin posam para a imprensa com as mãos apertadas; ambos são homens brancos na faixa dos 60 anos, eles vestem terno preto
Jair Bolsonaro acompañado por el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, durante una declaración de prensa

¿Cuál ha sido la posición del gobierno de Putin en este campo?

Putin, desde hace tiempo, también expresa su repudio a la llamada “ideología de género”. Justo antes del anuncio del viaje de Bolsonaro a Moscú, en una reunión del Valdai Discussion Club, hizo una larga y severa crítica contra el género como cuestión geopolítica. En ese discurso, estableció una analogía entre las actuales políticas de género en la educación con lo que denominó los experimentos educativos del totalitarismo soviético destinados a la “destrucción deliberada de la religión y la familia” y sugirió que la “propagación de la ideología de género debería considerarse un crimen contra la humanidad”.

Rusia tiene ahora una política consolidada de fomento de la familia como estrategia para aumentar la natalidad, y hay indicios de que el acceso al aborto, que sigue siendo legal, se ha hecho más difícil. Rusia también adoptó a principios de la década de 2010 una ley que prohíbe la “propaganda de la homosexualidad”. Sin embargo, el signo más flagrante de la convergencia de posiciones de Brasil y Rusia en el ámbito de los debates de género ha sido en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde, desde 2019, ambos países se han alineado en las votaciones de las resoluciones sobre los derechos de las mujeres y las niñas.

Es importante decir que en el comunicado conjunto [del presidente brasileño y el presidente ruso, publicado tras su reunión oficial] del 16 [de febrero], Bolsonaro se refirió explícitamente a la defensa de la familia. Putin habló de valores compartidos, pero estos temas no se mencionaron directamente en las referencias a la colaboración entre Brasil y Rusia en las Naciones Unidas. A pesar de este silencio, yo diría que debemos estar atentos a lo que sucederá en las próximas reuniones del Consejo de Derechos Humanos en marzo, junio y septiembre de 2022.

Com as bandeiras do Brasil e da Hungria atrás, Bolsonaro e Orbán posam para a imprensa com as mãos apertadas; ambos são homens brancos na faixa dos 60 anos, eles vestem terno preto
Jair Bolsonaro se reúne con el primer ministro de Hungría, Viktor Mihály Orbán

Con Hungría, ¿Brasil ya tiene un intercambio más consolidado en materia de derechos humanos y cuestiones de género?

Orbán fue uno de los jefes de Estado que estuvo presente en la toma de posesión de Bolsonaro y se encargó de mencionarlo en su discurso del 17 de febrero [durante una reunión con el presidente brasileño]. En Hungría, desde 2015, los ataques a la producción académica sobre género han sido sistemáticos. Hoy en día los estudios de género están prácticamente paralizados en el país, y varias investigadoras feministas han abandonado Hungría. Además, Hungría cuenta con un Ministerio de Asuntos de la Familia y lleva años aplicando sólidas políticas de “protección familiar”.

En cuanto a las políticas LGBTTI+, el año pasado, una reforma de la ley de protección de la pedofilia incluyó una cláusula que prohíbe compartir contenidos LGBTTI+ a los niños. La ley fue duramente criticada dentro y fuera del país, incluso por la Unión Europea, que la considera contraria al Convenio Europeo de Derechos Humanos. En respuesta a estas críticas, Orbán ha convocado un plebiscito en apoyo de la ley, que coincidirá con las elecciones parlamentarias de abril.

Desde 2019, el gobierno brasileño ha participado con el gobierno húngaro en dos iniciativas creadas originalmente por la administración Trump: la Iniciativa Internacional de Libertad Religiosa y el llamado Consenso de Ginebra. Y el ministerio de Damares [Alves, ministra brasileña de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos] ha establecido una amplia agenda de intercambios con Hungría. Por ejemplo, Damares Alves y Angela Gandra han participado en las Cumbres Demográficas anuales promovidas por el gobierno. La comunicación entre el ministerio brasileño y su homólogo húngaro es constante. Además, Gandra y Katlin Novak [ministra de Asuntos Familiares de Hungría] son miembros muy activos de la Political Network for Values, una conocida red neoconservadora mundial. 

La agenda económica y comercial entre Hungría y Brasil es relativamente modesta, si se compara con la de Rusia. Pero las convergencias ideológicas en estos ámbitos de acción política son muchas y flagrantes. No es de extrañar, por tanto, que Bolsonaro llamara hermano a Orbán o que las afinidades entre ambos en cuanto a “defensa de la familia” y “protección de la libertad religiosa (cristiana)” fueran tan destacadas en los comunicados de Budapest.

Por último, pero no menos importante, desde que Ernesto Araújo dejó de ser canciller [de Brasil] en abril de 2021, Angela Gandra ha asumido un papel diplomático equivalente al de Katlin Novak. Es ella quien gestiona la política exterior en relación con la familia, el género y los derechos sexuales y reproductivos y otras cuestiones relacionadas. Y sus actividades internacionales se han intensificado enormemente. Ofrecemos un relato de estos recorridos en nuestra revisión de la política sexual en 2021, en la sección Políticas antigénero. Entre otros eventos de esta lista, es interesante mencionar que en octubre, en Ginebra, el gobierno brasileño promovió, en asociación con Hungría y Polonia y con la participación de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), un panel sobre conciliación familiar y trabajo que contó con la presencia del ministro Damares y de la secretaria de la Familia, Angela Gandra. Durante el mismo viaje, Damares y Gandra tuvieron una audiencia con el canciller húngaro para discutir nuevas posibilidades de cooperación. Y, en la sede de la misión brasileña ante la ONU, se celebró el primer aniversario del Consenso de Ginebra, cuando se anunció el ingreso de Rusia en el grupo.

¿Qué representa la entrada de Rusia en el Consenso de Ginebra?

El Consenso de Ginebra fue una plataforma formalizada por la administración Trump en sus últimos momentos (octubre de 2020). Fue precedida por dos declaraciones, también firmadas por Brasil, que fueron presentadas en la Asamblea General de la OMS y en la Asamblea General de la ONU en 2019. Polonia, Hungría y Brasil fueron los primeros socios de la hora de Estados Unidos. El documento final condena las políticas de salud reproductiva y los derechos reproductivos y hace un llamamiento a la defensa de la familia, y fue firmado originalmente por 36 países, un número bastante reducido si se tiene en cuenta que la ONU cuenta con 193 Estados miembros. Con la derrota de Trump, el gobierno de Biden abandonó la plataforma, que ahora sería liderada por Brasil. En septiembre de 2021, Guatemala se unió al consenso, convirtiéndose en el segundo país latinoamericano en participar en la plataforma. Posteriormente, se anunció la adhesión de Rusia. Con la salida de EE.UU., el liderazgo brasileño y la reciente adhesión de Rusia, por el peso geopolítico de ambos países, dan sin duda mayor tracción a la iniciativa. 

Pero es importante destacar que el llamado Consenso de Ginebra no es una plataforma institucionalizada de la ONU. No es más que un mecanismo de presión creado por los Estados conservadores para influir en los debates del sistema internacional de derechos humanos sobre cuestiones relacionadas con el género, la familia y los derechos sexuales y reproductivos. Debido al nuevo liderazgo de Brasil, está claro que los resultados del proceso electoral [presidencial] de 2022 serán decisivos para el destino de la plataforma. Estoy seguro de que hay muchos actores estatales y no estatales de la derecha y del ámbito religioso neoconservador preocupados por esto. Por lo tanto, es fundamental que las organizaciones de la sociedad civil que luchan por la igualdad de género, por los derechos sexuales y reproductivos y por el pleno reconocimiento de la pluralidad de las familias presten atención a estos acontecimientos.

¿Son estas alineaciones sólo discursivas o tienen implicaciones concretas?

La convergencia de los discursos de Bolsonaro, Putin y Orbán en torno a los temas de género, familia, defensa de la tradición y la religión cristiana es innegable. Pero hay diferencias significativas en cuanto a la densidad institucional de los alineamientos entre Brasil y Rusia, por un lado, y Brasil y Hungría, por otro.

Hasta ahora, no se han producido intercambios más sistemáticos entre Brasil y Rusia desde el punto de vista de los intercambios de experiencias, formulación y aplicación de políticas públicas, como ha ocurrido claramente con Hungría. Quizá tras la visita a Moscú se desarrollen nuevas iniciativas y agendas de colaboración en los debates del sistema de la ONU. Además, es necesario considerar que las relaciones entre Brasil y Rusia tienen una larga historia, no comenzaron con Bolsonaro. Venían tomando forma desde el gobierno de Fernando Henrique [1995-2002] y ganaron envergadura y sustancia durante los gobiernos de Lula [2003-2010] y Dilma [2011-2016] debido a la creación del BRICS [grupo de países emergentes formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica]. En otras palabras, es importante estar atentos no sólo a los escenarios de la ONU, sino también a otros espacios intergubernamentales en los que Brasil y Rusia interactúan, para captar posibles iniciativas conjuntas en los ámbitos que nos ocupan.

En el caso de Hungría, el intercambio ya existe, es muy intenso y se desarrollará a lo largo de 2022, aunque ningún representante del Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos estuviera en la comitiva presidencial. En las actuales condiciones preelectorales, es bueno no perder de vista las nuevas iniciativas en este ámbito de cooperación, especialmente con Hungría, que ha hecho cosas bastante sofisticadas en el campo de la promoción del conservadurismo cultural.

¿Qué significa este acercamiento con los gobiernos ruso y húngaro desde el punto de vista de las elecciones de este año?

Estos viajes se produjeron en un momento en el que hay nuevos ciclos electorales en marcha en Europa, América Latina y también en Estados Unidos, donde está en juego la consolidación o el retorno de la derecha. En Europa, acaban de celebrarse elecciones regionales en Castilla, España, en las que el partido de derechas VOX ha experimentado un importante crecimiento. En abril hay elecciones en Francia y Hungría, donde en este último país, por primera vez, Orbán se enfrentará a una oposición articulada. En América Latina, acaba de celebrarse la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Costa Rica, Colombia elige nuevo presidente en mayo y en octubre tendremos las elecciones brasileñas. En noviembre se celebran en Estados Unidos las elecciones legislativas de mitad de mandato.

Es interesante hacer una breve analogía con lo ocurrido entre 2016 y 2018. Trump fue elegido en Estados Unidos. Antes se había producido un feroz ataque de género en el referéndum de paz en Colombia y a lo largo de 2017 vimos en América Latina una fuerte movilización de las fuerzas de la derecha. En el primer semestre, el autobús antigénero de la organización española Hazte Oir (cuyo brazo digital es Citizengo), vinculada orgánicamente a Vox, recorrió México, Colombia y Chile. En junio se celebró en México una Cumbre Iberoamericana de Parlamentarios, a la que asistieron figuras como el pastor adjunto Fabricio Alvarado y José Antonio Kast, que luego serían los candidatos de la derecha en unas elecciones muy disputadas en Costa Rica (2018) y Chile (2021). En noviembre, Citizengo movilizó una enérgica campaña digital contra la presencia de Judith Butler [filósofa] en Brasil, que culminó con la protesta “acto de fe”, en la que se quemó la efigie de la filósofa como bruja. En nuestro estudio sobre la política antigénero, Isabela Kalil [antropóloga] y yo interpretamos este evento ya casi olvidado como la antesala de las elecciones de 2018.

Veamos qué ocurre en este nuevo ciclo electoral. A lo largo de 2021, representantes de Vox han estado en varios países latinoamericanos para promover la Carta de Madrid, un documento elaborado en 2020 como plataforma de aglutinación de las fuerzas de la derecha iberoamericana. La última visita fue a Brasil, en diciembre, cuando Santiago Abascal [presidente del partido] estuvo con Bolsonaro. En enero tuvo lugar en Madrid una reunión de partidos y gobernantes de derechas y en esa ocasión Vox se posicionó como mediador entre Europa y América.

El viaje de Bolsonaro a Rusia fue anunciado en el G-20 de octubre, y siempre es bueno recordar que Putin trafica muy bien con varios de los actores reunidos en Madrid, como Orbán y Marine Le Pen. Desde que Boris Johnson llegó al poder, el Partido Conservador ha recibido más de 1,9 millones de libras en donaciones rusas.

¿Y el paso por Hungría?

El paso por Hungría se decidió después, al parecer, por la presión de los sectores más ideológicos del bolsonarismo gubernamental. Muy significativamente, mientras hablábamos de esta gira, el Foro de Madrid se reunía al lado, en Bogotá. El evento contó con la presencia de Ernesto Araujo [ex ministro de Relaciones Exteriores] y Eduardo Bolsonaro [hijo del presidente y diputado federal]. Y otras figuras, como Javier Milei, la estrella emergente del libertarismo de derecha en Argentina en noviembre y un importante grupo de actores de la derecha chilena. El mensaje de YouTube que anuncia el evento reactiva la fantasmagoría del Foro de São Paulo, afirmando que 2022 es un año crucial para la Iberoesfera porque la posible victoria de candidatos asociados a ella es una “amenaza para la democracia”.

En otras palabras, esta agitación transcontinental y rizomática que, en la superficie, puede parecer desconectada tiene objetivos electorales. Sin duda, el viaje de Bolsonaro a Rusia y Hungría tiene como objetivo demostrar sus compromisos ultraconservadores al público interno. Pero también es crucial examinar esta escena desde otro ángulo: ¿cuál es la apuesta y el interés de las fuerzas de las que he hablado en las elecciones brasileñas?

Si pensamos en términos de la teoría del dominó, típica de la Guerra Fría, creo que a ninguno de ellos le interesa “perder a Brasil”, que es a la vez un modo de conexión estratégico y un “intermediario” crucial en el marco de las negociaciones intergubernamentales.

Como tal, es vital preguntarse qué buscan Bolsonaro y los derechistas brasileños de estas fuerzas como parte de sus estrategias electorales, así como averiguar cómo invertirán estos actores estatales y sus conexiones no gubernamentales en las elecciones brasileñas de 2022. Seguramente habrá mucho más que un auto da fé antifeminista. En este sentido, es muy perspicaz la hipótesis de Felipe Loureiro, profesor de la USP, de que la agenda oscura del viaje a Rusia se refiere a las estrategias digitales destinadas a perturbar los procesos electorales, en las que los rusos tienen una probada experiencia. La presencia del estratega digital de la familia Bolsonaro en la comitiva es un fuerte síntoma de que las conversaciones extraoficiales sobre este candente tema habrían tenido lugar en Moscú.

Sin duda, es una parte muy importante de la ecuación. No es el único. Hay que mirar de cerca para discernir cuál puede ser la contribución potencial de las otras fuerzas y actores que se mueven en las tramas de las que venimos hablando para las elecciones de 2022 en Brasil.

Seja aliada da Pública

Investigar as ameaças à democracia é nossa forma de protegê-la.

Esta entrevista fue publicada originalmente en portugués por Agência Pública.

Divulgação SPW
Alan Santos/PR
Alan Santos/PR
Alan Santos/PR
Alan Santos/PR

Mais recentes

Amazonas vive descontrole na segurança pública — mas tema passa longe da eleição

23 de setembro de 2022 | por

Ex-apresentador de programa policial, bolsonarista Wilson Lima tenta reeleição em meio a escalada de violência

Governo bloqueia R$ 250 milhões da saúde indígena; nota cita tentativa de reversão

22 de setembro de 2022 | por

O bloqueio atingiu seis ações de governo, incluindo combustíveis, transporte e convênios

Atingidos por agrotóxicos não conseguem reparação na Justiça, aponta dossiê inédito

21 de setembro de 2022 | por

Pesquisa levantou 30 casos de intoxicação e aponta impunidade, demora nas perícias e falta de fiscalização